Aunque es un hotel sencillo, el cliente podrá disfrutar de la tranquilidad de nuestro entorno y la comodidad de nuestras instalaciones; Sala de TV, Aire Acondicionado y Calefacción, Baños completos, Wifi/Internet. También disponemos de cunas para los más pequeños.

Su excelente ubicación, nos permitirá llegar a pie a los lugares de más interés. Para llegar al casco antiguo, que está situado en la parte alta de la población, tardaremos 10 minutos en un agradable paseo que recorrerá sus calles emblemáticas de casitas blancas y suelos de cantos rodados extraídos de nuestra playa.

También tardaremos unos minutos en llegar al puerto pesquero, donde podremos disfrutar de las subastas de pescado por la tarde y realizar una gran variedad de actividades como el buceo.

El Hotel se complementa con nuestro magnífico restaurante con excelentes vistas al mar, donde podrá degustar las delicias del Mediterráneo.

Lo más típico y conocido de su cocina son sus arroces. Degustados por maestros arroceros y personalidades de toda índole, han sido calificados en multitud de publicaciones como visita obligada si pasas por la zona.
El libro de la Paella Valenciana también cuenta con una de sus recetas más apreciadas “Arroz de Bacalao con Coliflor”.
El Hotel San Miguel pone al servicio de sus clientes dos salones independientes.Se ofrece variedad de desayunos que podrán ser servidos en el salón o la terraza.

La luminosidad, su entorno, las atractivas vistas al mar y el trato familiar, convierten al Hotel San Miguel en un referente a la hora de realizar sus vacaciones en familia, pareja o amigos.

Actividades de interés en la zona

El casco antiguo de Altea bien merece una visita que debe iniciarse con la idea de “perderse” por un laberinto de calles empedradas y escalonadas, que permiten descubrir interesantes rincones. En el punto más alto, junto al Castillo, se encontraba el templo de la villa de origen medieval. La capilla de la Comunión se construyó en 1.854 y el templo actual entre 1.900 y 1.910. Esta iglesia sigue el esquema jesuítico de planta de cruz latina y su espacio interior ha sidoredecorado con motivos clásicos y florales dorados.
La Torre de Bellaguarda formó parte de la extensa red de torres vigía que alertaba de las incursiones enemigas a la costa. Actualmente se encuentra rehabilitada.
Saliendo del casco urbano, otros lugares de interés son el Forat, la Font delRunar y a pocos metros el Fort de Bérnia, construido en 1562 bajo la dirección del ingeniero italiano Juan Bautista Antonelli. Tenía como objetivo la vigilancia sobre la población morisca, que se había sublevado en varias ocasiones. Fue desmantelado en 1612. Se trata de un recinto de planta cuadrada, con baluartes de plan en sus cuatro vértices, con una construcción propia delRenacimiento.Está situado en la Sierra de Bernia y se accede por una senda que parte de Altea la Vella pentagonal en sus cuatro vértices, con una construcción propia del Renacimiento.
El parque natural de Serra Gelada abarca un total de 5.653,92 hectáreas, de ellas 4908,95 de ámbito marino y 744,97 terrestre, en los municipios de Benidorm, l'Alfàs del Pi y Altea. El parque protege la totalidad de la sierra y tres emblemáticos islotes: el Illot de la Mitjana, el Illot de Benidorm y los Illots del'Olla y la Galera.
La Serra Gelada está formada por un relieve que se alza abruptamente sobre las planas de Benidorm, l'Alfàs del Pi y Altea, y da lugar, en su frente litoral, a acantilados de más de 300 metros.
Desde la punta del Mascarat, Altea se abre en una amplia ensenada en la que pequeñas calas y playas se suceden hasta alcanzar el espigón del puerto que pone su límite con L´Alfàs del Pi, cuya playa cierra la ensenada a los pies de Punta Bombarda y el faro de Altea. La primera playa, de bolos y limpias aguas, se encuentra junto a la Marina Greenwich que cuenta con una atractiva oferta deportiva de centro de buceo, escuela de vela y alquiler de cruceros. Esta oferta la encontramos también en el puerto y en el club náutico.

A continuación, una playa de grava y una cala naturista dan paso a las más concurridas playas de l´Olla -de arena, bolos y roca- y Cap Negret -de grava- ambas con servicios. Finalmente al sur, junto al puerto, se encuentran dos playas urbanas de grava y aguas transparentes. Junto a su amplia oferta náutica, Altea cuenta con un club de golf ubicado en plena sierra Bernia que, a sus 9 hoyos, añade unas espléndidas vistas.
Y a pocos kilómetros (10), el ajetreado Benidorm o el incomparable entorno de Calpe y el Peñón de Ifach (9). Hacia el interior, es muy recomendable la visita aCallosa d´En Sarrià, con sus Fuentes del Algar situadas a 15 Km de Benidorm es un auténtico parque temático con espectaculares cascadas y numerosas fuentes manantiales. A pocos kilómetros, El Castell de Guadalest, una de las localidades más visitadas de la Provincia de Alicante.


Algunos platos